Un vistazo al 3Doodler, el bolígrafo que imprime en 3D


Un vistazo a la 3Doodler, el bolígrafo que imprime en 3D

Nació en una propuesta de Kickstarter, y pronto consiguió reunir el dinero necesario para llegar a producción (149 Usd). Hablamos de 3Doodler, la impresora 3D portátil que incluso podríamos catalogar de bolsillo, un periférico peculiar que promete ser la herramienta ideal para amantes de las manualidades.

Este 3Doodler se caracteriza básicamente por ofrecer las ventajas de una impresora 3D en un formato realmente compacto, utilizando además unos consumibles sencillos de instalar que facilita el uso del dispositivo, siendo ideal para todo tipo de usuarios. Y es que su puesta en marcha es extremadamente sencilla. Basta con conectarla a la corriente eléctrica, esperar a que esté lo suficientemente caliente para que pueda empezar a trabajar (un LED se pondrá de color azul cuando esté lista) y pulsar uno de los dos botones disponibles para que el plástico comience a aparecer por la boquilla. Esos dos botones determinarán la velocidad a la que se derrite el plástico ABS, uno para una velocidad lenta y otro para otra más rápida, por lo que más o menos podremos controlar la salida del material según nos convenga. También incluye otro switch que hace la función de selector del tipo de plástico a utilizar (ABS o PLA) así como de botón de encendido.

Ponerla en marcha es un juego de niños, pero para sacar lo mejor de ella hay echarle horas. Las creaciones nunca llegarán a tener el acabado y la textura de las impresoras 3D profesionales, pero servirá para crear bocetos, dar vida a conceptos e incluso crear pequeños accesorios para el uso cotidiano. Esa última función es quizás donde la pequeña 3Doodler tiene más potencial, ya que con su precio y manejabilidad consigue captar la atención de los usuarios domésticos con gran facilidad. Pero hay que tenemos muy claro que será difícil sacarle partido.

El fabricante ha lanzado un pack de nuevas puntas con las que poder dar forma al plástico y obtener diseños más creativos.  Por otro lado, también han presentado un pedal con el que poder controlar la expulsión del plástico con el pie, algo que seguro que facilitará la tarea, ya que podremos aguantar con mayor comodidad el dispositivo sin prestar atención a los botones.

¿Merece la pena este producto? Su precio anima desde luego a comprarlo, y seguro que los más manitas sabrán sacar petróleo de sus capacidades. El precio de los plásticos es de 9,99 euros (15 USD), una etiqueta bastante atractiva que no asusta si tenemos en cuenta que son consumibles que determinan la vida del producto. Pero si tenemos en cuenta a este aspecto, es cierto que son baratos, pero habrá que tener en cuenta el tamaño de nuestras impresiones, ya que cada barrita suele durar más bien poco.

En resumen, el 3Dooler es un capricho que, aunque está al alcance de muchos, podría no ser el producto ideal para todos. Requiere práctica, destreza, imaginación y mucha, mucha paciencia, algo que no termina de cuadrar si tenemos en cuenta la sencillez que parecía ofrecer en un principio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s