Samsung Galaxy S7 y S7 Edge


Samsung Galaxy S7 y S7 Edge: Músculo y traje de baño

Si hay un terminal que esperábamos encontrarnos en la MWC era el Galaxy S7. Rumoreado y afectado por las filtraciones desde hace meses, ha sido hoy por fin cuando la marca ha anunciado de manera oficial el esperadísimo The Next Galaxy. El trabajo cosechado por la anterior generación había dejado el listón bastante alto, así que seguro que te estarás preguntando qué novedades traerá esta versión para mejorar a su predecesor. Pues bien, como el título indica, el nuevo Galaxy S7 llega como el típico musculitos que se ha estado preparando durante el invierno para disfrutar de un verano en la playa luciendo six pack. Porque sí, este S7 irá a la playa contigo.

GALAXY S7 EN VIDEO

DISEÑO DEL GALAXY S7/S7 EDGE

Lo primero que pensamos al tener el nuevo Galaxy S7 es que nada ha cambiado. Sí y no. El diseño Seamless sigue marcando las líneas de esta generación con un marco metálico muy minimalista y tapas de vidrio a ambos lados. Sigue siendo tan bonito como antes, aunque podemos decir que incluso mejor, ya que se han incorporado pequeñas mejoras. El S7 se mantiene como la versión con pantalla plana, con la novedad de incorporar una tapa trasera de bordes curvados. Es, por decirlo de alguna manera, el diseño del Galaxy Note 5, pero en pequeño, ya que el tamaño de la pantalla se queda en las 5,1 pulgadas. Por su parte, el S7 Edge es la versión futurista de pantalla curvada, con un panel un poco más grande que el de su hermano, alcanzando las 5,5 pulgadas.

Las pantallas son las diferencias que encontramos entre ambos, además de la batería, de 3.000 y 3.600 mAh respectivamente, una capacidad que supone un salto bastante significativo respecto a las anteriores versiones, así que será interesante ver el rendimiento de las mismas, especialmente con la presencia de la nueva función Always-on (AOD). Esta característica permitirá tener información siempre visible en la pantalla, incluso estando el terminal bloqueado. La tecnología del panel Super AMOLED permite controlar píxel a píxel, así que el terminal es capaz de mostrar texto e incluso imágenes en pantalla mientras está bloqueado, sin repercutir demasiado (eso comentan) en la autonomía de la nueva batería.
Aunque a primera vista parece llegar con un diseño idéntico al S6, se han aplicado ciertos cambios que han pulido el aspecto final del dispositivo. El cristal frontal ofrece un acabado en los biseles muy parecido al del vidrio 2.5D (no sabemos exactamente si es de este tipo). Esto le permite ofrecer un tacto milimétricamente más agradable que el de la anterior versión, dando un aspecto más redondeado y consiguiendo una mejor fusión entre el cristal y el bisel metálico. Aunque si hay algo que llama la atención por encima de todo es la llegada de la certificación IP68. Se trataba de una de las ausencias más demandadas por los usuarios del S6, y que ahora en este nuevo Galaxy S7 llega por fin para contentar a muchos. Ya no habrá problemas a la hora de mojar el teléfono, ni para sumergirlo en el agua para grabar vídeos acuáticos. Sus conectores son resistentes al agua sin necesidad de capucha de protección, algo que posiblemente haya obligado a usar un puerto micro USB en lugar de dar el salto al nuevo USB Type-C.

LA CAMARA: MÁS LUMINOSA QUE NUNCA


El rendimiento conseguido con la cámara del Galaxy S6 fue excepcional. Los resultados obtenidos en tomas nocturnas son realmente espectaculares, por no hablar de las imágenes en condiciones favorables, donde se obtienen fotografías con todo lujo de detalles. ¿Es posible mejorar esta cámara? Esa era la pregunta que nos hacíamos al pensar en el futuro relevo, y Samsung nos asegura que sí. Aunque el sensor del Galaxy S7 ha bajado a los 12 megapixeles, el tamaño de los píxeles ha aumentado hasta los 1,4 micrómetros (similar al sensor UltraPixel de HTC, aunque más pequeños que el del Nexus 6P con 1,55 micrómetros), consiguiendo así capturar mucha más luz por píxel.

Si a eso le sumamos que la óptica incluida consigue abrirse hasta una f/1.7, el resultado es una cámara capaz de capturar un 25% más de luz y siendo un 95% más luminosa que la de anterior generación. Estos cambios demuestran claramente que la cámara del Galaxy S7 está buscando la manera de capturar la noche. No es necesario mejorar más el rendimiento de día, así que los cambios se centran en mejorar el rendimiento en condiciones de luz desfavorables.

Por si fuera poco, todavía hay hueco para una mejora más. El sensor es capaz de enfocar en el 100% de su superficie gracias a la detección por fase, consiguiendo un tiempo de enfoque que  ha dejado realmente impresionado. La compañía  preparó una demostración en la que se podía comparar el tiempo de enfoque del nuevo Galaxy S7 contra el del S6 en una situación de escasa luz. Los resultados hablaban por sí solos (puedes ver la demostración en el vídeo), aunque como suele ser normal en estos casos, las impresiones finales las obtendremos cuando usemos el terminal.

Pero además de luces (nunca mejor dicho), también hay sombras, y es que hay un detalle que no nos ha gustado demasiado. El formato por defecto del nuevo sensor es de tipo 4:3. Esto puede parecer una tontería, pero aquellos propietarios de un Galaxy S6 notarán la diferencia. En primer lugar, las fotografías a máxima resolución tendrán que ser cuadradas, y en el caso de que las queramos en formato 16:9 tendremos que bajar la captura hasta los 9,1 megapíxeles. Esto nos lleva de nuevo a la comparativa de resoluciones entre ambos terminales: si el Galaxy S6 hace fotos a 16 megapíxeles en formato 16:9, el Galaxy S7 baja hasta los 9,1 megapíxeles en la misma proporción.

9 megapíxeles son más que suficientes para imprimir una fotografía a excelente calidad, y si el detalle de las imágenes es el que aseguran ofrecer, tendremos más que suficiente para presumir de cámara. De todas formas, supone una reducción de casi el 50%, así que es algo que se tenia que comentar. Desconocemos la razón oficial de decidir dar el salto al formato 4:3. Desde Samsung  comentaron simplemente “es cuestión de gustos”, algo que es cierto, pero suena bastante extraño cambiar de uno a otro sin razón alguna.

JUEGOS CON EL MEJOR RENDIMIENTO

Resulta bastante curioso ver como Samsung ha decidido tirarse por el sector jugón para justificar el rendimiento del nuevo terminal. Y es que básicamente presentan al S7 como el teléfono perfecto para los juegos de alto rendimiento. En parte por su capacidad de procesamiento, abanderada por el Exynos 8890 de ocho núcleos (cuatro a 2,3 Ghz y otros cuatro a 1,6 Ghz), pero también como veremos a continuación por la optimización.

En primer lugar, el procesador está acompañado de un sistema de refrigeración líquida que mantiene una temperatura estable en todo momento. Es una solución que ya podíamos encontrar en otros terminales como el Lumia 950, y que teóricamente mantendrá “frío” al terminal incluso en tareas que exijan trabajo al procesador. El Galaxy S6 tenía alguna que otra subida de temperatura que se notaba especialmente al tocar el cristal trasero, así que veremos si este S7 sabe manejar los grados correctamente con este peculiar sistema.

Además, una aplicación llamada Game Launcher permitirá ejecutar juegos personalizando el rendimiento de los mismos. La idea no es otra que optimizar a nuestro gusto la ejecución de juegos ajustando el frame rate y la calidad de la imagen. Podremos desde reducir la tasa de imágenes a 30 fps, reducir la resolución, o aplicar ambos ajustes al mismo tiempo para ahorrar el máximo de batería posible. Aunque se trata de una aplicación extra que añade el teléfono al sistema operativo, podría resultar bastante útil para aquellos que jueguen bastante con el móvil.

Por si fuera poco, Game Launcher también incluye una función llamada Game Tools que colocará un menú sobre la pantalla desde el que disponer de distintos ajustes mientras estemos jugando. Esta peculiar herramienta se encargará de bloquear las notificaciones para que no nos molesten en pantalla, desactivar los botones táctiles del terminal para evitar pulsaciones no deseadas, minimizar el juego, realizar una captura de pantalla y, posiblemente la más interesante, grabar lo que estamos viendo en pantalla junto a una pequeña ventana en la que vernos a través de la cámara frontal. Esta última función podría ser una herramienta increíblemente útil para aquellos que quieran comentar partidas y deseen compartirlas por internet.

En cuanto a cifras, el rendimiento de la CPU en este Galaxy S7 es un 30% superior respecto al S6, mientras que la GPU ha dado un salto del 64%. Las cifras hablan por sí solas, aunque la experiencia del usuario podría ser harina de otro costal.

En líneas generales estamos antes un gran terminal que ha sabido mejorar con acierto diferentes aspectos de la anterior versión. Además, Samsung cuenta con la ventaja de que a día de hoy ningún otro fabricante ha sido capaz de presentar un terminal con un diseño tan atrevido como este, con una pantalla curvada que, sea por la razón que sea, está sólo al alcance de los coreanos. Puede que ese sea la clave del éxito de estos Galaxy, así que por ahora el fabricante tiene bastante ventaja por delante. Fuente http://es.engadget.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s